Por qué nos gustan los techos altos y que hacer con ellos

Por qué nos gustan los techos altos y que hacer con ellos

Hace unos años, unos conocidos investigadores del marketing, Meyers-Levy y Rui Zhu, decidieron investigar si la altura del techo podía tener un impacto en la forma de pensar de la gente. Reclutaron participantes que dividieron en dos grupos: los experimentos se realizaron en dos habitaciones, una con una altura normal y la otra con el doble de altura. En la habitación de mayor altura, se colgaron arriba unas lámparas chinas para llamar la atención sobre el espacio.

Los experimentos realizados concluyeron que los techos altos parecían fomentar la creatividad, el pensamiento abierto y la abstracción, mientras los techos bajos favorecían la concentración y el pensamiento relacionado con conceptos como “unido”, o “cerrado”.  La conclusión, fue que las habitaciones de techos altos nos llevan a pensar más libremente. La revista Journal of Consumer Research concluye también en el 2007 que “la altura del techo puede ser un antecedente del tipo de procesamiento”.

El psicólogo Oshin Vartanian de la Universidad de Toronto Scarborough lo explica así: "Se puede imaginar que disfrutamos de habitaciones con techos altos debido a dos razones: por un lado, dichos espacios de promueven la exploración visual-espacial, mientras que al mismo tiempo nos llevan a pensar más libremente. Esto podría ser una potente combinación para inducir sentimientos positivos."

Si traducimos estos estudios y otros muchos que se han hecho al respecto, es fácil entender cómo  muchos agentes inmobiliarios señalan que un inmueble con techos altos es mucho más fácil de vender o alquilar. Especialmente ahora, que  es un bien escaso asociado al lujo, ya que suele darse sólo en pisos y casas antiguas sobre las que se ha necesitado una importante inversión para adecuarlas a las necesidades modernas.

La exploración visual espacial de la que habla el Sr. Oshin, nos hace reflexionar sobre la importancia de la decoración. Siendo los espacios abiertos los preferidos de los decoradores, es fácil deducir porqué: los techos altos permiten el uso de grandes lámparas, y grandes cuadros, se puede abusar de los colores intensos y los estampados recargados, y combinan igualmente bien con estilos clásicos e industriales como con minimalistas y modernos.

Eso no quita que sea importante un buen uso del espacio, favoreciendo las dobles alturas como solución para ganar metros en horizontal. El estilo “loft industrial” con grandes ventanales y muebles de hierro, textiles grises y madera combina perfectamente la unión de lo antiguo con lo moderno, como podemos ver aquí:

Nos encantan los techos altos. ¿Y a ti?

Publicado el:

Categoría: Tendencias, diseño y hogar

Deja un comentario

Necesitas estar registrado para comentar. Registrarse