Hipotecas puente: La posibilidad de comprar una nueva vivienda mientras se vende la anterior

Hipotecas puente: La posibilidad de comprar una nueva vivienda mientras se vende la anterior

Como ya hemos comentado en algunas ocasiones, comprar una casa es una de las decisiones más importantes que se toman en la vida. Sin embargo, puede ocurrir que con el paso del tiempo cambien las circunstancias en el hogar y necesitemos mudarnos a otra vivienda.

Entonces, ¿qué pasa si queremos vender nuestra vivienda y comprar una vivienda nueva pero no hemos terminado de pagar la hipoteca? Para esta circunstancia, existe una solución: la hipoteca puente.

 

¿En qué consiste una hipoteca puente?

Una hipoteca puente es un tipo de préstamo hipotecario del que disponen los bancos en el que podemos unir los dos préstamos (el antiguo y el nuevo) hasta que consigamos vender nuestra vivienda en un plazo de entre dos y cinco años.

La nueva hipoteca que contratamos cubrirá el coste de la vivienda que se va a comprar más la cuantía pendiente de devolución del préstamo de nuestra vivienda actual y los costes de gestión asociados a la operación.

 

Tipos de hipoteca puente.

La cuota a la que haremos frente durante los años previos a la venta puede ser de tres tipos:

Cuota normal: se amortiza capital e interés a su ritmo normal.

Cuota con carencia de capital: solo se hace frente al interés del préstamo, por lo que no se amortiza capital pendiente de devolución. Su coste es inferior al de una cuota normal.

Cuota especial reducida: el importe de la cuota será ligeramente inferior al de las cuotas posteriores a la venta de la vivienda original, aunque la mayoría del dinero invertido irá destinado a pagar intereses.

Con independencia del tipo de cuota elegida, una vez vendida la casa antigua, se formaliza una hipoteca convencional para el nuevo inmueble. El periodo de amortización puede llegar a ser de hasta 40 años.

Publicado el:

Categoría: Economía y Vivienda

Deja un comentario

Necesitas estar registrado para comentar. Registrarse