¿Qué debes plantearte antes de reformar tu cocina?

¿Qué debes plantearte antes de reformar tu cocina?

La reforma de la cocina es una de las más comunes en los hogares. Si vas a reformar tu cocina tendrás que tener las ideas muy claras para obtener los resultados que deseas realmente.

En este artículo te planteamos cinco preguntas que deberías hacerte antes de comenzar la reforma.

 

1 ¿Cómo distribuyo la cocina?

La distribución debe ir a favor de la comodidad. Planificar dónde irán los muebles y los principales electrodomésticos nos ayudará a tener una cocina práctica, funcional y ordenada para cuando vayamos a hacer uso de ella.

Por ejemplo, ojo con colocar el frigorífico junto a la puerta, de manera que cuando se abra obstruya el paso o no haber tenido en cuenta las distancias mínimas entre distintas zonas.

 

2 ¿Qué utilizo realmente?

A la hora de realizar la reforma, lo más recomendable es invertir solo en lo que vayamos a utilizar, tanto por el ahorro económico como de espacio.

Por ejemplo, si no vamos a utilizar el horno, lo más lógico sería prescindir de él.

 

3 ¿Ampliación de cocina o cocina abierta?

Si queremos ganarle espacio a la cocina, debemos plantearnos redefinir su superficie. Para ello, deberemos detectar los muros que son esenciales y cuáles se pueden demoler para planificar mejor la ampliación.

Hay quien apuesta por abrir la cocina al salón, lo que es una buena solución para espacios reducidos. Aunque recordemos que la cocina cerrada siempre da más privacidad.

 

4 ¿Reservamos un espacio para un office?

Un office es un rincón en la cocina que se reserva para una comida rápida,  tomar café o charlar.

Este espacio se adapta un ritmo de vida ágil y práctico. Disponer de esta zona en la cocina ahorra tiempo en desplazamiento.

Es ideal para los desayunos, merienda o cenas ligeras y se puede configurar de varias formas: mesas con sillas, barras con taburetes…

 

5 ¿Qué materiales debo utilizar?

Si queremos que nuestra cocina sea una estancia funcional, acogedora, segura y atractiva debemos elegir muy bien los materiales adecuados.

Suelo: Una buena solución son los azulejos porcelánicos, que son tremendamente resistentes, además de difíciles de rayar o resquebrajar. Son higiénicos y muy fáciles de limpiar. Los azulejos cerámicos son más económicos y también muy resistentes. La madera es menos duradera que el suelo laminado.

Paredes: Para el revestimiento la mejor opción son los azulejos cerámicos por ser económicos, duraderos y fáciles de limpiar. Cuentan con diseños muy atractivos.

Encimera: Existen numerosas alternativas. El material más demandado en la actualidad es el cuarzo compacto por su resistencia.

Muebles: Las opciones más recomendables son los lacados y los muebles polilaminados. Los segundos son mucho más resistentes, pero ambos fáciles de mantener.

Publicado el:

Categoría: Tendencias, diseño y hogar

Deja un comentario

Necesitas estar registrado para comentar. Registrarse